PARROQUIA DE SANTIAGO APÓSTOL
LORCA




















Agenda Semanal
lunes 19 ➽ 17:30 Catequesis 1º Comunión
martes 20 ➽ 17:30 Catequesis 2º Comunión
miércoles 21 ➽ 17:30 Catequesis 2º Confirmación
jueves 22 ➽ 19:30 Exposición del Santísimo
viernes 23 ➽ a las 17:30 Catequesis de 1º y 3º Confirmación
Horario de Misas (invierno)
Tarde: de lunes a domingo
19:00 horas
Mañana: domingos y festivos
10:00 (Santo Domingo); 11:30 Santiago










OPINIÓN SEMANAL
 
CORRUPCIÓN E INCREENCIA
    Estimo que estamos todos, no ya sorprendidos, sino alarmado por la corrupción creciente, y no solamente en relación a los políticos, sino también referido a cualquier ámbito social.
    Junto a este fenómeno, se une una descreencia generalizada, de modo especial en la juventud, pero también en mucha gente de edad madura.
    Corre la convicción de que la fe en Dios, que ha impregnado la educación de muchos generaciones de españoles a lo largo de siglos, y que se ha proyectado en el arte: pintura, escultura, arquitectura, literatura etc ya es algo del pasado e inservible para los tiempos modernos.
    Ha desaparecido del horizonte vital de nuestros contemporáneos lo que se conocía como "el santo temor de Dios", o dicho de otro modo, como nos recuerda la Sagrada Escritura: "cada uno dará cuenta a Dios de sí mismo", es decir, de lo bueno o malo que ha hecho en esta vida y, por consiguiente, nos jugamos una eternidad gozosa o fracasada.
    Cuando la persona deja de creer en Dios, no es que no cree en nada, sino que cree en cualquier cosa y, no en vano, al ateísmo ha sucedido la fe en las cartas, en los astros, en curanderos y chamanes de toda especie.
    Si no creemos en Dios, como sentido profundo de la vida, ni tampoco en la eternidad, y estimamos que solamente somos pura materia y no tenemos nada más que la vida presente, perdemos los valores, y sólo pensamos en vivir en el placer y el egoísmo, con lo que sacamos lo peor de nosotros mismos, y nos destruimos como personas.




   Eduardo, párroco de Santiago




Para meditar ...


LA NO-VIOLENCIA

    Cuando un hombre pretende ser no violento, no debe Irritarse con quien le ha ultrajado. No le deseará ningún mal, no le deseará más que bien, no le maldecirá, no le causará ningún sufrimiento físico. Aceptará todos los ultrajes que le vengan de su ofensor.
    La no-violencia así comprendida se convierte en la inocencia absoluta. La no-violencia absoluta es una ausencia total de deseos perversos hacia todo lo que vive. Se extiende incluso a los seres Inferiores a la especie humana, sin exceptuar los insectos y animales dañinos. No han sido creados para dar pábulo a nuestras Inclinaciones destructoras.
    Si conociéramos el pensamiento profundo del Creador, descubriríamos el papel que les corresponde en su creación.
    En su forma activa, la no-violencia consiste, en una marcada benevolencia hacia todo lo que existe. Es el amor puro. El hombre no se vuelve divino cuando encarna la inocencia en su persona; lo que sucede es que entonces se vuelve verdaderamente hombre.
Cuando leí el Nuevo Testamento y el Sermón de la Montaña, empecé a comprender la enseñanza de Cristo, y el mensaje hizo eco con algo que había aprendido en mi infancia. Esta enseñanza era no vengarse ni devolver mal por mal.
Gandhi en «mi no violencia»


Aprendiendo ...

De la Encíclica «Evangelii Gaudium»
La misión que se encarna en Los Límites humanos
    Citando a san Agustín, advertía que los preceptos añadidos por la Iglesia posteriormente deben exigirse con moderación «para no hacer pesada la vida a los fieles» y convertir nuestra religión en una esclavitud, cuando «la misericordia de Dios quiso que fuera libre». Esta advertencia, hecha varios siglos atrás, tiene una tremenda actualidad. Debería ser uno de los criterios a considerar a la hora de pensar una reforma de la Iglesia y de su predicación que permita realmente llegar a todos.
    Por otra parte, tanto los Pastores como to- dos los fieles que acompañen a sus hermanos en la fe o en un camino de apertura a Dios, no pueden olvidar lo que con tanta claridad enseña el Catecismo de la Iglesia católica: «La imputabilidad y la responsabilidad de una acción pueden quedar disminuidas e incluso suprimidas a causa de la ignorancia, la inadvertencia, la violencia, el temor, los hábitos, los afectos desordenados y otros factores psíquicos o sociales ».
    Por lo tanto, sin disminuir el valor del ideal evangélico, hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día. A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible.









 Exortación Apostólica del Papa Francisco
Evangelii Gaudium


Santa Sede
Conferencia Episcopal
Obispado de Murcia

Misa del día
Catecismo
Santa Biblia

Oficio Divino:
Horario local de Misas
Hoja parroquial
Santo Rosario
Viacrucis
Ordinario de la Misa
Santoral
Mártires de Lorca
Historia parroquial



ORACIÓN
    Señor, no consientas que me desvíe de tus mandamientos.
    En mi corazón escondo tus consignas, así no pecaré contra ti. Bendito eres, Señor, enséñame tus leyes.
    Mis labios van enumerando los mandamientos de tu boca; mi alegría es el camino de tus preceptos, más que todas las riquezas.
Medito tus decretos, y me fijo en tus sendas; tu voluntad es mi delicia, no olvidaré tus palabras.